Así marcamos la Diferencia

¿Qué es CEFIA?


Un centro de formación integral, intercultural e incluyente, situado en Santo Tomás Ajusco (Tlalpan, Distrito Federal), donde se imparte educación básica a niños de ascendencia y cultura indígena, así como a hijos de pobladores de Santo Tomás Ajusco, todos ellos de escasos recursos, que viven en situación de vulnerabilidad y que en muchos casos son rechazados por las escuelas oficiales.


¿Cómo trabaja CEFIA?


Atiende a niños que asisten a clases regulares (de primaria y secundaria) de lunes a viernes en un horario extendido: de las 8:30 a las 15:30.
Entre las 8:30 y las 9:30 los recibe y les ofrece un desayuno sano y nutritivo.
De las 9:30 a las 14:30 los niños reciben lecciones de sus maestros, con media hora de interrupción para recreo de las 11:30 a las 12:00.
De las 14:30 y las 15:30 es el horario de comida, en el que se les ofrece una alimentación balanceada.
De las 15:30 a las 17:00 se ofrece un curso de regularización para niños que llevan un retraso notorio en su habilidad de leer y escribir.
En el futuro se planea tener por las tardes actividades tales como educación física, deportes, música, artes, etc.
Se tiene planeado también abrir una biblioteca especializada en libros para niños, que en principio estaría abierta a todos los niños que viven en Santo Tomás Ajusco a fin de fomentar el hábito de lectura entre ellos.
La mayor parte de los docentes son maestros interculturales con formación comunitaria indígena.

 

¿Qué busca CEFIA?


Formar una comunidad educativa ejemplar, una escuela comunitaria.
Que integre la participación de maestros, alumnos y padres de familia.
Impartir conocimientos teóricos y prácticos, pero también trasmitir valores.
Dar a los niños la oportunidad de aprender y desarrollar habilidades y talentos.
Prepararlos para que puedan superar la pobreza y tener una vida satisfactoria.
Ofrecerles una formación integral: cuerpo, mente, carácter y emociones.
Desarrollar la docencia en un espacio adecuado y cómodo.
En un ambiente con comunicación, armonía, responsabilidad y respeto.
Incluyendo un esfuerzo por mantener las lenguas y las culturas indígenas.
Con maestros comprometidos con el proyecto que están desarrollando.
Donde los maestros tengan salarios justos y oportunidades de desarrollo.
Con padres de familia involucrados en el proyecto de educación de sus hijos.
Una comunidad donde niños, maestros y padres de familia progresen juntos.